Español – Prèsentaction

castello_caccamoCaccamo es una pequeña aldea de la Provincia de Palermo, de la cual la sêparan unos 40 kilòmetros, y a la que la une con un facil camino la A-19 Palermo-Catania. No se sabe exactamente la fecha de origen de la ciudad, a pesar de que ésta presente notables huellas àrabes, aunque no siempre evidentes, ya que las estructuras sucesivas las han absorbido esfumandolas. Documentos dignos de fé hablan de ella ya en el siglo XII y a este tiempo pertenecen claras atestiguaciones arquitectònicas (nùcleo original del Castillo, parte inferior de la Torre campanaria de la Catedral, campanil izquierdo de la Iglesia de la SS. Anunciaciòn, Torre del Pizzarrone).
De notable intéres y de valor artistico y monumental, son en efecto: El Castillo – notable casa – fuerte de origen àrabe-normando, que familias feudales de gran poderio han en épocas sucesivas ensanchado; La Madrice o Catedral, rica elaboraciòn barroca de 1666 edificada sobre un precedente edificio romànico, enriquecida en su interior pos obras de Gagini, Novelli, Stomer, Cardillo, Laurana, Aloisio Romano, Velàsquez -; La Iglesia de la Anunciaciòn (1653), en cuyo interior es posible admirar un estupendo juego de luces, modeladas por adornos, estatuas y estucos, muchos de los cuales son obra de Bartolomeno Sanseverino (siglo XVIII escuela de Serpotta), ademàs de las pinturas de Gianbecchina; la Iglesia de San Benedetto a la Badia de la que no se puede ignorar el suelo en Ioza policroma del siglo XVIII, debido a Nicolò Sarzana..
Pintoresca y rara la estructura urbana de la aldea, con algunos edificios colgando y hasta casi surgiendo de la roca y con un enredo de calles y callejas tipicamente medioevales en las que se notan a menudo huellas arquitectònicas, màs o menos antiguas y un sinnùmero de iglesias que no es posible nombrar detalladamente. En los alrededores el Puente Chiaramonte (1307) un muy raro ejemplo a “lomo de burro” sobre luz ojival. En Caccamo ademàs, donde muchas tradiciones se enredan animadamente con las caratecteristicas de una entusiasta modernidad, es posible saborear algunos platos raros, sintesis de una milenaria civilizaviòn agricola, que ha sumado y renovado todas la épocas històricas que se han sucedido en la zona (tallarines de casa, con buñuelo, longaniza, quesos y requesòn de oveja, cohombros, “sfinci” (especie de churro redondo y màs blando con requesòn azucar y un particular tipo de fruta confitada a pedacitos), pesqueños dulces de Navidad).